Un 21 de Marzo de 1963, se funda la Academia de Preparación Pre Universitaria "Sebastián Lorente", como muestra admirable de la iniciativa que tenía en ese entonces la joven pareja; hablamos del Ingeniero César Espinoza Sueldo y la Profesora Margarita Mendoza Manyari, quienes unen sus fuerzas para sentar las bases de tan prestigiosa academia como lo es hoy en día. Pero no estaban solos pues el Grupo "Sebastián Lorente" estaba conformado por accionistas que eran muy amigos del Ingeniero, posteriormente en el transcurso de su actividad como es normal, se encontraron con ciertas contingencias, provocando luego la disolución de ésta, pero el Ingeniero y su esposa muy por el contrario deciden continuar con la noble misión de educar a la población de Huancayo, en el local ubicado en el Jirón Huánuco, ambientando nuevas aulas y tratando de seleccionar plana docente calificada para esta actividad, en sus inicios tanto el Ingeniero como su esposa también se desempeñaban como docentes y a la vez promotores de esta labor. Gracias al esfuerzo constante que ambos desplegaron deciden apostar por el crecimiento de esta actividad, y es cuando se inaugura el local ubicado en el centro de la ciudad, me refiero a la Calle Real 233 - El Tambo, implementando más aulas y sobre todo tratando de mantener la imagen y la calidad que ya los caracterizaba.

Con la visión de ser una empresa en la educación de nuestra región, se empieza con la construcción del primer edificio, para tal efecto se hicieron esfuerzos económicos, pero la academia seguía sus actividades mientras se construía cada nivel del edificio. Tratando de brindar a sus estudiantes mayor comodidad y modernidad en infraestructura.


No dejamos de mencionar que hoy la Academia "Ingeniería" goza de una gran imagen y prestigio que se ha ganado por la constante preocupación en brindar a sus alumnos servicios de calidad, y hacer que su personal colaborador se sienta identificado con la empresa y dé lo mejor de si en pro de la educación con el trato cordial que los caracteriza.

Hoy en día podemos apreciar al Complejo "Ingeniería" como un lugar acogedor que refleja la evidencia de que cuando el deseo es fuerte y la voluntad suficiente como para querer ver realizados nuestros sueños, éstos se hacen realidad.